Amma Venezuela
     
  Página principal
  Quién es Amma
  Enseñanzas
  Actividades Humanitarias
  La técnica IAM
 

Grupos de
Satsang

  Retiros
  Ashram de la
India
  Reconocimientos Publicos
  Lo que se dice
de Amma
  Contáctanos

Quién es Amma


 
A lo largo de treinta años de servicio infatigable, Mata Amritanandamayi, mejor conocida como Amma ha aconsejado y consolado a personas de todas las procedencias geográficas, culturales y sociales. El contacto personal, el afecto, la atención, la ternura, la humildad y la profunda compasión que manifiesta hacia todos, son únicos. Cada instante de su vida está consagrado a procurar el bienestar de los demás. Su vida es su enseñanza, el mejor ejemplo a seguir.

Amma
La vida de Amma
El 27 de septiembre de 1953, en una pequeña aldea de pescadores de Kerala (al Sur de la India) nació una niña de nombre Sudhamani. Desde muy temprana edad, sus padres solían encontrarla absorta en estados de meditación profunda, o cantando canciones devocionales que ella misma componía. El amor hacia Dios era parte natural de su ser.
Cuando Sudhamani solo tenía nueve años, su madre cayó enferma. Esto hizo que la pequeña abandonara la escuela, a pesar de ser una estudiante brillante, para así dedicarse por completo al cuidado de su familia.

Por su naturaleza noble y devocional, Sudhamani lo aceptaba todo como la voluntad de Dios y le ofrecía al Señor cada minuto de sus largas jornadas de trabajo, sin quejarse nunca. Asumía todos los obstáculos de la vida como medios empleados por el Señor para acercarla a Él. Por el mismo motivo no decía nada a los malos tratos que los miembros de su familia le infringían, ellos irritados por el comportamiento místico de Amma no llegaban nunca a comprenderla.

Cuando Sudhamani terminaba su trabajo, hacia la media noche, en lugar de irse a dormir pasaba el resto de la noche meditando, cantando, bailando y rezando, completamente absorta en el pensamiento divino.

El amor y la compasión hacia todos los seres es una cualidad que desde muy temprana edad Sudhamani manifestó. Ella escuchaba con infinita paciencia las quejas y frustraciones de todas las personas que conocía sin nunca juzgarlas ni criticarlas, y aunque no era más que una niña, hacía todo lo que podía por disminuir su sufrimiento, incluso les suministraba alimentos de su propia casa, aún cuando su familia también era muy pobre, y recibiera por estas acciones las peores palizas. Pero nada la detenía, no importaba cuantas veces la castigaran Ella seguía ayudando. Compartía su comida con los hambrientos, bañaba y vestía a los ancianos desamparados, compraba medicinas para los enfermos, ¡Su compasión no tenía limites, olvidándose de sí misma lo daba todo!.
  Pues así es, como a tan temprana edad se inicia la misión de Amma, el haber sido testigo de tanto sufrimiento a su alrededor hizo que su deseo de realizar a Dios se intensificara al máximo, en su corazón la búsqueda por la Divinidad tenía un objetivo definido: ayudar y consolar a todos los seres.

Al llegar a los veinte años Amma estaba ya completamente intoxicada con el amor de Dios. En Ella se había despertado totalmente el sentimiento de la maternidad universal y ahora contemplaba a todos los seres como a sus propios hijos. Amma siente el dolor de cada ser humano como el suyo propio y es por eso que de una manera espontánea comienza a abrazar a todos aquellos que a Ella se acercan, los abraza, los consuela, escucha sus problemas, y los aconseja.

La fuerza espiritual evidente en Amma, hizo que mucha gente quisiera permanecer permanentemente a su lado, y es por eso que en 1981 se crea el ashram de Amritapuri, el lugar de nacimiento de Amma estaba destinado a convertirse en un gran centro espiritual donde gente del mundo entero viviría.


Amma
En 1987, respondiendo a la llamada de los corazones de sus hijos, Amma viajó por primera vez a occidente, y desde entonces pasa la mayor parte de su tiempo viajando por la India y el mundo entero.

Actualmente su mensaje de amor y compasión, transmitido con gran sencillez y profunda sabiduría, inspira a miles de personas de todas partes del mundo. Amma, nos invita a descubrir nuestra propia divinidad, Ella dice que el amor es nuestra verdadera esencia, y que este amor no está limitado ni por casta, ni por credo, ni por raza o nacionalidad. Este amor es el amor de Dios que vive en nosotros y que ahora mismo debemos descubrir. Om





         
Copyright © 2007 Amigos de Amma de Venezuela